Para celebrar los 50 años de la Revolución cubana, la Asociación Suiza-Cuba había invitado a François Houtart (FH), profesor emérito de sociología, fundador del Fórum de las Alternativas y de la revista Alternativas Sud y uno de los padres de la Teología de la liberación (TL).  Hoy tenemos la oportunidad de entrevistar a Frei Betto (FB)1, escritor, portavoz de la Teología de la liberación y antiguo asesor del Presidente brasileño Lula, en torno a las mismas preguntas que le habíamos hecho a FH: ¿Cuales serán las alternativas después del capitalismo? y ¿Qué aprender de las experiencias alternativas de América latina (AL)?2 De ese modo, intentaremos  simular una especie de diálogo entre estos dos grandes conocedores de las realidades sociales de los países del Sur.

Andrea Duffour:  Frei Betto, ¿en qué oportunidades se entrevistó usted con François Houtart?

Frei Betto: Yo soy muy amigo de François Houtart desde muchos años y tenemos tareas comunes en América Latina. FH conoce profundamente AL, ha asesorado muchos movimientos sociales, eclesiales, incluso gobiernos, estuvimos juntos asesorando el gobierno cubano durante la visita de Juan Pablo segundo en 1998, y la última vez que estuve con el padre, ha sido en el Foro Social en Belem, tenemos las mismas perspectivas, los mismos anhelos, y los mismos compromisos.

François Houtart (FH), así como una parte de la población mundial, en la que me permito incluirlo, han analizado y comprendido las dimensiones destructoras de la propia lógica del sistema capitalista, basada en la explotación y en la conversión en mercancía de los seres humanos y de la naturaleza. Esas personas llegaron a la conclusión de que se debe deslegitimar el capitalismo y sustituirlo por alternativas.  Propongo que en el tiempo que nos concede, nos regale usted la parte de denuncia de las aberraciones del sistema – pero que empecemos directamente con el punto en que muchos debates se detienen, con el postulado que no hay duda sobre la ilegitimidad del sistema actual. Así, no tentaremos de humanizar o de reformar el capitalismo sino de discutir alternativas. Adaptando una perspectiva pos-capitalista - no le pido que le de un nombre sino un contenido - he aquí mi primera pregunta: ¿Cuáles son las experiencias fuera de la lógica capitalista que más le han marcado y por qué?

Frei Betto: Conozco experiencias sistémicas como los movimientos populares del Brasil, comercios justos, cooperativas, y otras que están fuera de la lógica del mercado y de la propia lógica capitalista. De un punto de vista sistémico, conocí bien la experiencia de la Unión Soviética, donde estuve varias veces durante el sistema socialista. Hoy estoy convencido de que el sistema soviético jamás rompió con la lógica capitalista. Cuando me recordó que Lenin decía que lo más importante en esta revolución era electrificar la Unión Soviética, era una todavía una lógica productivista, consumista. La Unión Soviética ha logrado ser pionera en la conquista espacial, pero no logró adoptar condiciones efectivas de felicidad para su pueblo. La completa estatización de todos los sectores de la vida ha creado muchos problemas, incluso la corrupción, porque la gente buscaba formas informales de obtener ganancias. China, por ejemplo, que también ha intentado salir fuera de la lógica capitalista, es un país que prácticamente con su mano de obra barata sustenta las impresas transnacionales ayudando a expandir toda esta perspectiva consumista. Entonces yo diría que el sistema que más salió de la lógica capitalista es Cuba. Cuba efectivamente ha hecho una inversión en los derechos sociales y no tanto en la perspectiva productivista consumista.

FH nos recordó también que la Revolución cubana no sólo transformó las estructuras políticas, sino también la mentalidad de las personas. En su articulo, “Hambre de justicia”, usted recuerda que el hambre elimina cerca de 1000 personas por hora ¿Cómo explica usted que un país pobre como Cuba haya logrado no formar parte de esas tristes estadísticas y que desde medio siglo, no tiene ni un solo niño que muera de hambre o de una enfermedad curable?

Frei Betto: En Cuba, se ha garantizado a toda la población de 11 millones de habitantes los tres derechos humanos fundamentales que son, por la orden, la alimentación, la salud y la educación. En Cuba hay pobreza, pero no hay miseria y Cuba puede poner en el aeropuerto de la Habana un cartel que afirma: “Esta noche, 200 millones de niños van a dormir en la calle, ningún de ellos es cubano”.

Siempre me recuerdo uno de sus textos: “Cuba y el don de la vida”3 ¿Podría usted en primer lugar resumirnos sus ideas principales?

Frei Betto: El don mayor de Dios es la vida, no es el Vaticano, no es la Teología de la liberación, no es el Opus Dei, es el don de la vida (ver Juan 10:10). Otra vez, el único país de AL que ha garantizado la vida a toda su populación es Cuba; lamentablemente en los demás países una gran parte de la población está excluida de las posibilidades de una vida digna. Papa Juan Pablo Segundo en su visita a Cuba ha reconocido y elogiado públicamente las conquistas sociales de Cuba. Cuba todavía tiene que mejorar muchísimo, hay muchos problemas, porque Cuba es una isla multiplicado por cuatro, una isla natural, una isla por ser el único país socialista de la historia del Occidente, una isla por que el apoyo de la Unión Soviética desapareció, y una isla por el criminal bloqueo impuesto por el gobierno de los Estados Unidos. A pesar de toda esta situación difícil, Cuba mantiene con su soberanía y con condiciones dignas de vida para toda su población y quizás por eso se explique que en Cuba en los últimos 50 años nunca hubo una rebelión popular que la policía tuvo que reprimir. Repetidamente unos dicen: “¿Pero porque hay gente que salen de Cuba?” Claro, porque para vivir en el socialismo es como vivir en un monasterio: Tu tienes que ser altruista, pensar en la comunidad primero y no en si mismo, y todos nosotros nacemos capitalistas, nacemos egoístas, entonces hay gente también en Cuba que quieren salir, para tratar de enriquecerse, de los monasterios también salen muchos monjes que non suporten la vida comunitaria de compartir todos los bienes.

En este texto, también había la idea de la cabeza y de los pies...

Frei Betto: Si, porque uno - la cabeza- piensa como los pies pisan. Nosotros que vivimos en las naciones de consumismo tenemos una cabeza capitalista y la gente en Cuba que vive en una situación del repartición de los bienes tiene una cabeza socialista, pero siempre hay excepciones, porque no somos un reflejo automático de las condiciones sociales en que vivimos, incluso, porque podemos cambiar estas condiciones sociales, lo que explica que hay gente que no soportan el espíritu, las estructuras comunitarias que predominan en un país como Cuba.

En relación con la Teología de la liberación (TL): Su compatriota Don Helder Camara decía: “Cuando doy de comer a los pobres, dicen que soy un santo, cuando denuncio las causas de la pobreza, dicen que soy un comunista”. ¿Cual sería el aporte de la TL a un proyecto pos-capitalista? ¿Puede la TL ser apolítica?

Frei Betto: Toda teología tiene un contenido político, también todos nosotros consciente o inconscientemente, hacemos política, o por legitimación de la desorden establecida en el sistema capitalista, la desigualad, o por la contestación a esta desorden justamente con una visión pos-capitalista de búsqueda de un otro mundo posible, como afirma el Foro Social Mundial. La TL es una teología que parte de esta situación de opresión en AL, África y Asia, y el anhelo principal de la gente es lograr la liberación, una vida digna, o sea, salir de la miseria a que está condenada. El aporte de la TL a un proyecto pos-capitalista empieza por el hecho de incrementar en la gente una visión critica al capitalismo, un sistema que tiene como valor absoluto la propiedad privada, o sea, para los pocos propietarios que viven a los costos de la mayoría de gente que no tiene ningún derecho a ser propietario, ni siquiera de su mano de obra, de su dignidad personal, de su sobrevivencia biológica, sin ningún espacio para desenvolver sus dones espirituales, intelectuales, artísticos, gente que está virtualmente esclavizada por el sistema que vive de la explotación del trabajo de los demás. Entonces la TL no tiene propiamente una propuesta socialista, tiene una propuesta de superación de la opresión humana y muchas veces también una visión critica del propio socialismo en la medida en que la teología trabaja con el paradigma del reino de Dios, que no es algo que está por arriba, sino algo que está por delante. En el sentido que tenemos que perfeccionar cada vez más las relaciones humanas aquí abajo, los sistemas políticos, económicos y sociales hasta llegar a la completa erradicación de la alienación en la historia humana, lo que, de un punto de vista teológico, la llamamos la erradicación del pecado, en el sentido de crear una civilización de “amorización” completa, y eso requiere tiempo y pasa por muchos procesos sociales en el futuro.

Usted habla de “amorización”. Si concentramos ahora nuestra conversación en estos factores externos del sistema actual, en los valores como la ética, la noción de calidad de vida, el vivir bien y no vivir mejor, las relaciones no comerciales, la solidaridad  internacional, la justicia, y justamente el amor ¿Cómo podemos desarrollar el sistema de valores en nuestras sociedades?

Frei Betto: Esto se puede hacer a través de dos factores: Hay que encontrar espacios alternativos de educación, para que desde la niñez se pueda infundir en la gente concepciones comunitarias, amorosas de una civilización globalizada del punto de vista de la globalización de la solidaridad, porque lo que tenemos hoy no es globalización, es “globo-colonización”, es la imposición al planeta de un modelo de sociedad que es el modelo anglosajón, productivista-consumista de exclusión social. El segundo factor son las organizaciones y movimientos populares: ahí se puede también desarrollar estos nuevos valores, esta nueva mentalidad: nadie es capaz de por si mismo llegar a estas nuevas concepciones. Esto es un proceso social, tiene que tener vínculos colectivos para desarrollar estos valores amorosos y desde ahí encontrar una ética de solidaridad.

Usted dijo que la TL tiene una visión crítica del propio socialismo. Aun yo pregunto ¿En qué condiciones se podría llamar “socialista” a ese proceso?

Frei Betto: Se puede pensar en el socialismo como un sistema de abundancia material para todos como lo hicieron en el socialismo del este europeo. Hoy se reconoce como un equívoco. Pero tenemos que pensar el socialismo como una abundancia espiritual, o sea, mismo que hay dificultades, la gente va comprender que hay dificultades para todos, que son producidas por el hecho del socialismo de coexistir con un mundo de competición, de egoísmo, de explotación, es decir, un mundo capitalista. Y desde ahí, encuentras formas superando estas ideas hasta que descubres que en el socialismo, así como afirma le palabra, los derechos sociales están por encima de los derechos personales, pero en que las potencialidades personales pueden desarrollar también, sin poner una contradicción entre uno y otro, es mucho más humanizador, mucho más amoroso, sobre todo capaz de atender a este anhelo fundamental de todo nosotros que es conquistar la felicidad. Nosotros tenemos que caminar en otra dirección y, quizás prestar atención, porque AL de todos los cinco continentes, es el que ha tenido estadísticamente menos violencia, menos guerra, y porque de los cinco continentes en AL hoy hay mucho más esperanza en el futuro que en los demás? Aquí la gente mira al pasado, se agarra fuertemente a este presente consumista con miedo de perder su riqueza, pero en América Latina, hay pueblos que han logrado un rechazo del modelo liberal, ya no creen en los mesiánicos neoliberales como Meném en Argentina, Fujimori en Perú, Collor de Melo en Brasil, Caldera en Venezuela, ahora escogen gente del pueblo para gobernar, y eso representa un cambio muy significativo y muy positivo: Por primera vez en la historia aquí en AL, se puede hacer una revolución sin armas, pero por vía democrática.

Como usted dijo, en AL se está llevando a cabo un proceso de maduración. Puede desarrollar un poco más esta evolución?

Frei Betto: En los últimos 50 anos, AL a conocido tres ciclos de modelos políticos: primero las dictaduras militares, bien rechazadas (pero que ahora amenazan de reaparecer con el golpe militar antidemocrático en Honduras y con la actitud ambigua de EEUU y de EU ¡y del cardenal de Honduras !), segundo, los mesiánicos neoliberales, defensores convencidos de la privatización del patrimonio público, absolutamente de rodilla delante de la Casa Blanca y del consenso del Washington y de todas las recetas del Fundo Monetario, también rechazados, y ahora, gobiernos democráticos populares, unos más progresistas como Hugo Chávez en Venezuela, Evo Morales en Bolivia, Rafael Correa en Ecuador, otros menos progresistas como Lula en Brasil, la pareja Kirchner en Argentina, Fernando Lugo en Paraguay. Hay un avance de priorizar reformas estructurales por vía democrática. Todavía eso no se puede llamar el socialismo, pero es una conciencia crítica de establecer vínculos en América Latina, como el Banco del Sur, Alba y no Alca, etc., para buscar otro modelo que el capitalista tradicional. Gente que quieren gobernar por los pobres. Como el mundo es controlado por los ricos, estos jefes de estado son deshonrados por los medios. Posiblemente es nuestra primera oportunidad histórica de estos cambios estructurales por la vía pacifica. Estos pueblos por la vía pacifica y democrática y electoral dentro de un juego electoral muy corrompido por el poder económico, desde 1999 eligen jefes de extracción popular. Gente que quieren gobernar a favor de los pobres. Yo prefería llamar ese proceso de primavera democrática.

¿Y Cuba?

Frei Betto: En Cuba, es una democracia participativa, es un pueblo que no solo comparte sus derechos políticos, sino también sus derechos económicos. Cuba no tiene millonarios, no tiene inseguridad social, no tiene miseria, el pueble participa altamente en las decisiones del gobierno, y escogió por su sistema socialista con un solo partido pero que defiende los intereses de una mayoría. Eso es su escolta soberana. Por eso, Cuba esta diabolizada en las medias internacionales. Cuba debe perfeccionar su proceso político pero eso depende de que termine este bloqueo criminal de EEUU.

¿Que dice usted à las personas que dicen que en Cuba no hay libertad?

Frei Betto: Yo digo siempre a esta gente: ¿Y sus empleados, que libertad tienen ellos? En Cuba la gente tiene libertad, no en el sentido capitalista, con una pequeña minoría que tiene libertad de todo y la mayoría que no tiene la libertad de vivir en condiciones dignas, ni de poner sus hijos en la escuela, de tener un buen tratamiento de salud o de moverse por el mundo. En Cuba no hay turismo individual, pero si un grupo cultural necesita viajar, el propio Estado financia el viaje. Todo tiene que tener un sentido social. Eso esta correcto. En mi país, solo una pequeña minoría tiene la posibilidad de viajar, la mayoría sigue sin poder moverse, incluso en el interno.

Ahora le lanzo un verdadero SOS, una petición de ayuda para Europa, que se ha vuelto tan pobre en valores que sólo le queda el dinero. Aunque tengamos aquí “una izquierda” intelectual (auto proclamada), siempre dispuesta a analizar, a dar consejos o a criticar las experiencias que otros han intentado llevar a cabo, ella está muy lejos de extraer lecciones para actuar mejor aquí. Con un poco más de humildad ¿Qué podríamos aprender de esas diferentes experiencias de los pueblos del Sur, pienso también en la experiencia bolivariana, y sus experiencias concretas en política de integración de los pueblos y sobre todo en términos de reparación de nuestros valores?

Frei Betto: Bueno, yo creo que Europa ha logrado llegar al tope, a la cumbre de su enriquecimiento.

¿…y de su arrogancia también?

Frei Betto: ¿Arrogancia? Si, un poco también. Pero yo diría la generación que hoy tiene 60-70 anos, una generación que ha conocido las dificultades de la guerra pero que en las últimas décadas ha llegado a su tope de enriquecimiento, seguramente explotando al resto del mundo, a los países de Asia, África o América latina. Por ejemplo de un país como Suecia con un altísimo nivel de vida se puede preguntar ¿Cuantas empresas suecas hay en Brasil? Hay más de cien. ¿Pero cuantas empresas de Brasil hay en Suecia? Que yo sepa, ninguna. Entonces esta relación demuestra que la riqueza de Europa viene del Sur, del Sudeste del mundo, y la gente tiene que poner en conciencia, quizás, esta crisis económica de hoy sea muy pedagógica en el sentido que la gente de Europa tienen que ser un poco mas humilde como tu has dicho, y repensar su modelo de sociedad. Los europeos tienen la ingenuidad de pensar que con policía, con barreras, con leyes, con represión pueden impedir la migración económica. No van a contener. Hay que ayudar a estés países de África, de AL, da Asia de desarrollar también condiciones dignas de vida.

¡...y hay que robar menos!

Frei Betto: Si. Y así, se puede contener el flujo migratorio, y la gente se quedan en sus países con sus familias, ninguno quiere salir de su tierra, pero el problema es como he dicho antes: no tenemos un modelo de globalización, pero de globo-colonización, un modelo que impone al planeta los paradigmas predominantes de Europa, EEUU y Canadá: paradigmas consumistas, de exclusión social, de prejuicios raciales, creando y utilizando fobias.

Ahora: “¿Que hacer? “como lo plantea Lenin hace mas de 100 anos. En su conferencia, FH nos trazó a grandes rasgos algunas proposiciones de alternativas: utilización de recursos naturales con control colectivo, valorización del valor de uso sobre el valor de intercambio, una democracia participativa generalizada y la importancia de la multiculturalidad. Teniendo en cuenta su experiencia personal ¿Qué añadiría usted en relación con esas proposiciones y cómo lograr ir más allá de las simples reformas?

Frei Betto: FH planteo muy bien estos criterios, estoy plenamente de acuerdo con él. Justamente tenemos que priorizar esta agenda de sostenibilidad y de cambio de sociedad. Pasar del modelo productivista consumista para un modelo de solidaridad, de socialización de los bienes materiales, simbólicos y espirituales y creo que estos puntos que FH pone son importantísimos porque tenemos aquí en Brasil una democracia delegativa, representativa, estamos muy lejos de una democracia participativa como en Cuba. En la lógica del sistema capitalista, para que existe una democracia burguesa es necesario que una gran parte del pueblo esté excluida, como en el modelo griego: había 400 000 ciudadanos, 20.000 libres, el resto eran esclavos. Es esto el modelo que predomina en nuestros países! !No hay ninguna democracia económica, solo una democracia política! También el tema de ecología va ser un tema importante, porque toca a toda la gente.

Ahora desearía abordar algunas cuestiones prácticas, especialmente la cuestión del poder: ¿En qué medida hay que tomar el poder para transformar la sociedad?

Frei Betto: Hay que tener poder. Para legar al poder, hay dos vías: Hay la vía leninista, que primero hay que tomar el poder para después incrementarlo, esta vía es muy difícil porque hoy día, en AL la vía armada interesa solo a dos sectores, los fabricantes de armas y la extrema derecha. Es claro que si un pueblo es reprimido por las armas, según el principio de San Tomas de Aquino, tiene el derecho de defenderse por las armas. Hoy, en AL, tenemos una oportunidad histórica y quizás única: La oportunidad de tomar el poder por la vía pacifica y democrática. A través de la organización de los movimientos populares y sociales, para mi es la vía mas acertada y mas viable en este momento histórico que estamos viviendo.

En su obra, « Deslegitimar el capitalismo », FH expresa que algunos movimientos sociales constituyen un contrapeso al poder político exclusivo, pero teme que tengan dificultades para articular sus intereses fuera de su propia temática para llegar a una problemática más general con el riesgo de despolitizar así a las masas. ¿Cuál es su análisis, especialmente en relación con Brasil donde los movimientos sociales contribuyeron a formar un partido de izquierda? ¿Como no perder la perspectiva de la gran utopía de salir de la propia lógica del sistema actual?

Frei Betto: Este problema existe justamente en Brasil: Los movimientos sociales lograron a formar un partido de izquierda, de trabajadores, con Lula, un metalúrgico. Ocurre que Lula tenía dos piernas para hacer un buen gobierno: la pierna del apoyo del parlamento y la pierna del apoyo de los movimientos sociales. Lula descartó la segunda que tendría que ser su prioridad. Hay también ese otro problema que tenemos que pensar: ¿Como los movimientos populares tienen que construir un proceso que impida la cooptación de sus líderes por el sistema? No quiero decir que Lula está cooptado por el sistema, el gobierno de Lula tiene muchos puntos positivos, pero tiene de negativo el de establecer una política de alianza muy amplia para mantenerse al poder, ha dejado un poco al margen el proyecto del Brasil. Lula se distanció de los movimientos populares, sobretodo del Movimiento Sin Tierra que hace la más importante reivindicación que es la reforma agraria. Con la Argentina, somos los dos países que nunca han tenido una reforma agraria. Entonces, hay que repensar como establecer la relación entre partidos, movimientos sindicales, sociales y pastorales, una relación de autonomía y al mismo tiempo de complementariedad sin que uno tenga la tentación de absorber o de destruir el otro.

¿Cómo lograr que todas esas transformaciones de buena voluntad no sean absorbidas por el propio sistema, como evitar la individualización y esta cooptación?

Frei Betto: No es fácil: hay que caminar en estas dos piernas: la formación permanente de los militantes, y la inserción permanente en las luchas populares.

Según FH, el llamado a la colaboración de las clases es la primera ilusión de las doctrinas sociales religiosas. ¿Ve usted también ese peligro de intentar colaborar entre clases?

Frei Betto: Yo creo que no hay colaboración entre clases. Hay una sensibilidad entre sectores con temas en la búsqueda de otro mundo posible y existe una colaboración entre personas de distintas clases. Hay un proyecto social que visa erradicar la contradicción de clases, pero en esto momento no se puede pensar esto términos de colaboración de clases -- por la lógica, la clase más fuerte siempre va cooptar la clase más débil. Hay una lucha de clase. Es obvio, es un hecho objetivo.

En Europa, la socialdemocracia que se llama socialista pretende que no existe más la lucha de clase…

Frei Betto: Es una ingeniad, porque justamente la socialdemocracia en Europa trata de apoyar empresas europeas que explotan terriblemente los países del Sur, la gente puede aparentemente pensar que hay una solidaridad interclasista, pero la pregunta es otra: ¿En que medida esta solidaridad se pasa también con los pueblos del Sur?

¿Entonces, en Europa estamos usurpando de la palabra socialista?

Frei Betto: ¡Claro! ¡No hay nada de socialista, incluso, no hay nada de social! Los gobiernos socialdemócratas de Europa, si miras las relaciones que tienen con sus empresas que operen en los países del Sur, es una operación típicamente capitalista, sin ninguna preocupación social o de preservación ambiental.

Algunos amigos en Cuba me dicen que ellos tienen un solo partido pero que defiende los intereses de una mayoría de la gente y que en Europa tenemos partidos con varios nombres pero que representan un solo partido, el partido del Capital…

Frei Betto: Si, exactamente. Mismo que hay varios partidos con varias nombres, hay un solo modelo, el modelo capitalista neoliberal.

¿Frei Betto, podría usted expresarnos sus conclusiones?

Frei Betto: Estamos delante de una crisis mundial del sistema capitalista y es un momento de aprovechar para efectivamente pensar alternativas al sistema - no quiero con esto afirmar que se va llevar al fracaso del capitalismo en los próximos anos - pero efectivamente hay un punto muy preocupante: Los países del G20 han propuesto dar 15 mil millones de dólares para erradicar el hambre en el mundo, estos mismos países en los últimos meses han dado una cuantidad mil veces mayor para salvar el sistema financiero. Hay una cuestión de ética a debatir: Tenemos que decidir si queremos salvar el sistema capitalista o si queremos salvar la humanidad.

Frei Betto terminó la entrevista, así como su conferencia pública, con un mensaje de solidaridad para la liberación de los cinco cubanos, que están aprisionados hace 11 anos en las cárceles de EEUU por haber luchado contra el terrorismo. Dice que bastaría una firma del presidente Obama para volverles a su pueblo y a sus familiares.4

Andrea Duffour, Asociación Suiza-Cuba,  Friburgo, 16 de septiembre 2009


Referencias:

(1) Carlos Alberto Libânio Christo, mas conocido como FREI BETTO, nacido en 1944, es un militante de la lucha contra la dictadura en Brasil. Celebro por su defensa de la justicia social, es un pensador influyente de de América latina. Es autor de unos cincuenta libros, y un de los principales porta-voz de la Teología de la liberación en Brasil. Designado por Lula, después de su elección a la presidencia en 2001, para pilotar el programa « Hambre cero », dio la dimisión dos años más tarde con una posición relativamente critica en frente a Lula, aun subrayando siempre que mejoro la situación; Impresionado por los conquistas de la Revolución cubana, siempre comparándola a la situación de los demás países del Sur, amigo de Fidel Castro (Cf. también su entrevista con Fidel Castro: Fidel y la religión. Entretiens sur la religion avec Frei Betto  traducido en varias idiomas.

(2) François HOUTART: « Délégitimer le capitalisme, Reconstruire l'espérance », Préface de Samir Amin, ediciones colophon, 2005. Voire aussi le résumé de son séminaire et de sa conférence à Fribourg sur.

(3) “Cuba y el don de la vida”, Texto corto, recuperado con la ayuda del autor, en fin disponible en varias lenguas en  nuestro sitio: www.cuba-si.ch.

(4) Ve: www.freethefive.org; www.antiterroristas.cu; www.miami5.de; www.cuba-si.ch.